Comunicado del FPCO sobre los Albergues

Trabajadores sociales exigen al Ministerio Público investigación prolija en caso de abuso a menores
febrero 22, 2021
Rendición de Cuentas del Dr. Eduardo Flores Castro
febrero 24, 2021

Comunicado del FPCO sobre los Albergues

COMUNICADO

LA NIÑEZ, LA GRAN OLVIDADA

Profunda indignación ha causado a la población panameña, la información divulgada a la opinión pública que da cuenta del maltrato físico, psicológico y sexual de que han sido víctimas niños, niñas y adolescentes en albergues y casas-hogares que deben ser supervisados por el Estado, concretamente por la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENNIAF) y cuya Junta Directiva es presidida por el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) y donde participan, además, 5 Ministerios más la Contraloría General de la República.

La Comisión de Asuntos de la Mujer, la Niñez y la Familia de la Asamblea Nacional hizo la investigación a raíz de denuncias ciudadanas y noticias divulgadas en los medios de comunicación, misma que se condensó en un Informe presentado al Ministerio Público, para que se realicen las pesquisas penales de rigor, y que revelan situaciones profundamente deplorables, las cuales se han venido gestando a lo largo de los años, sin mayor supervisión de las entidades del Estado correspondientes.

A pesar de existir subsidios económicos estatales a tales centros de atención no hubo fiscalización de la Contraloría. La normativa reguladora de estas instituciones supuestamente a cargo de la protección integral de la niñez y la adolescencia y, en consecuencia, responsabilizadas de la fiscalización y monitoreo de los albergues y casas hogares, tampoco se cumplió, no obstante contar con capacidad sancionadora  de carácter administrativo,  por faltas muy graves, graves o leves y que van desde cancelación del permiso de funcionamiento, hasta la suspensión y amonestación a dichos albergues.

Es apremiante que se hagan investigaciones imparciales, se tomen medidas inmediatas de protección a las víctimas y a los denunciantes y se sancionen a los culpables directos de los  abusos a menores de edad, pero también se sancionen a los funcionarios públicos que dejaron de cumplir con sus obligaciones de supervisión y que por omisión son responsables de tales hechos delictivos.  Es imperioso que se revise el modelo de albergues que institucionaliza a los menores y en la mayoría de ocasiones los revictimiza, y se sustituya por servicios comunitarios de cuidado y atención.  Es apremiante aprobar una Ley de Protección Integral del Menor, en cumplimiento de la Convención de los Derechos de la Niñez; así como reestructurar totalmente el SENNIAF, de manera que deje de ser una dependencia estatal al servicio de la partidocracia y de sus intereses políticos mezquinos y brinde los servicios profesionales requeridos, con solidez técnica, profundo sentido de solidaridad social y el respaldo económico estatal necesario y suficiente.

La niñez panameña representa el 34% de la población del país, y de ese gran total, el 39% vive en pobreza multidimensional.  En las actuales condiciones de pandemia, su situación se ha agravado, aumentando en 22% la cantidad de niños y niñas en pobreza, y en un 28% l@s afectado@s en su seguridad alimentaria.

La falta de supervisión científica de los albergues y el deterioro acelerado de las condiciones de vida de este grupo etáreo es resultado del modelo neoliberal en donde se comercializa la pobreza e indigencia, donde  no hay una política social centrada en la persona humana como sujeto y ciudadano de derechos plenos, y donde existe una indiferencia en cuanto a la política de protección integral a la niñez, la cual no se ha operacionalizado y no constituye  la base de los servicios de prevención, de protección, ni de seguridad social actuales.

Nuestra niñez no puede ser la gran olvidada.  Urge asegurar su presente y futuro, con un cambio en el modelo económico y a través de un pacto social que refunde el país sobre nuevas bases de justicia social y participación democrática real del pueblo panameño.  Panamá, 21 de febrero de 2021.

.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *