Procesos políticos y cambio educativo en América Latina

Presentación del Informe de Desarrollo Humano.
junio 11, 2019
La extensión universitaria como motor de transformación social
junio 17, 2019

Procesos políticos y cambio educativo en América Latina

En este cónclave, participaron connotados expositores como: el Dr. José Miguel Insulza, ex­secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), el Dr. Luis Guillermo Solís, ex­presidente de Costa Rica y los exministros de educación, doc­tores Miguel Ángel Cañizales y Martin Zillic.

“Procesos políticos y cambio educativo en América Latina”, fue el tema disertado por el Dr. Miguel Ángel Cañizales, quien inició su intervención indican­do que en América Latina ha habido una mejora en algunos aspectos de vital importancia, como por ejemplo, se ha me­jorado la educación universal, creció la esperanza de vida, descendió el desempleo, bajó ligeramente la desnutrición, la mortalidad, además, tenemos menos pobres que hace una dé­cada atrás, mejorando la cober­tura en salud y en educación.

Taza anual de crecimiento

Entre los países que tienen una tasa anual de crecimiento, se destacan los de América Latina y el Caribe, Oriente Medio, Áfri­ca del Norte, Asia Oriental y el Pacífico. Pero, se tienen gran­des retos que cumplir, señaló.

Indicó que, en el caso específi­co de AL, se aumentó la obliga­toriedad escolar a nivel inicial, pre-media y media, pasamos de diez años a trece años de obli­gatoriedad escolar. En algunos países se ha mejorado el gasto

educativo como es el caso de: Chile, Perú, Argentina, Uruguay, México, Costa Rica, entre otros.

La inversión por alumno creció en el 2002 de 1,261 a 2,084 en el año 2015. El presupuesto educa­tivo superó el periodo de creci­miento del PIB en toda la región, recalcó. Al tiempo que agregó que países como Argentina, Brasil y Uruguay fueron los que más incrementaron su inversión educativa. En el segundo bloque Chile, Colombia y México.

Analfabetas

El Dr. Cañizales explicó que hay más de 630 millones de habi­tantes en América Latina y el Caribe, de los cuales 32 millo­nes son analfabetas, que repre­sentan el 4.0 % de la población mundial. Esta región se ubica en la cuarta posición, a nivel global, con la tasa más alta de alfabetización, cuando debería­mos estar entre los primeros, por el crecimiento económico que ha tenido, a nivel interna­cional, porque nos encontra­mos detrás de Asia Central, Eu­ropa, América del Norte, este y sureste asiático.

Tenemos el 94 % la tasa de al­fabetización en adultos, de los cuales 98 % son jóvenes, por citar un ejemplo, solo Argenti­na, Bolivia, Chile, Costa Rica y Ecuador tienen el 99 % de alfa­betización. Mientras que Hon­dura y El Salvador representa el 89% y 88%. La tasa más baja se tiene en Haití con un 72 %.

Sin embargo, cuestionó que más de la mitad de los ado­lescentes terminan la secun­daria, sin saber leer ni escribir. (UNESCO 2016).

Desafíos

Pero los desafíos críticos pen­dientes que tenemos en la región se encuentran en lo económico, hay un crecimiento económico sin desarrollo humano el modelo económico ha colapsado, por­que tenemos que humanizar la economía de los países en vías de desarrollo, porque el hom­bre debe ser el sujeto, objeto y centro de desarrollo y no el mer­cado como el modelo actual de desarrollo, detalló.

En lo político, señaló que hay que crear políticas públicas de estado, en las que se invo­lucren las universidades, para hacer estudios científicos que nos permitan implementar e investigar una política pública de estado, a corto, mediano y largo plazo.

En lo social, se ha avanzado en la democracia y en la parti­cipación ciudadana. Existe una sociedad más beligerante en el acontecer público y empieza a verse la participación política de la mujer, acotó.

Manifestó que, en lo estratégi­co, existen materias primas que son envidiables por los países desarrollados, es decir, tene­mos las aguas más limpias del planeta, minerales, petróleos, metales preciosos, bosques tropicales y más alimentos.

Brechas educativas

Sin embargo, no hemos podido mejorar la desigualdad, aunque hemos mejorado 10 puntos la pobreza, pero uno de los de­safíos que hay que erradicar es eliminar las brechas educativas porque pareciera que el nivel socioeconómico determina la calidad de la educación, dicho de otra forma, esto quiere de­cir, que si tengo recurso econó­mico para enviar a mis hijos a una educación particular hasta cierta forma garantizo su éxito, agregó el catedrático.

El Dr. Cañizales dijo que hay que mejorar la calidad del aprendizaje, aumentar los ni­veles más bajos de desempe­ños, fortalecer la enseñanza y formación técnica superior y la educación superior viene a ase­gurar la equidad de su expan­sión. Y el desafío pendiente por cumplir es la profesionalización docente, es decir, establecer la certificación de profesores de alto rendimiento.

Desigualdad

No se registraron avances tan significativos en la desigual­dad, América Latina sigue sien­do el continente más desigual del mundo y Panamá ocupa el quinto y sexto lugar a nivel glo­bal. La pobreza bajó más que la desigualdad por la falta de polí­ticas públicas dirigidas a la des­igualdad. Hay estructuras de poder concentradas en pocas manos. Los logros económi­cos y sociales no son lineales. Hay mala distribución del creci­miento económico aumentado la desigualdad, a pesar que se dio el crecimiento económico importante del PIB en toda la región, reveló.

En el año 2010, el PNUD rea­lizó su primer informe regio­nal sobre Desarrollo Humano, donde alertaba sobre los altos niveles desiguales que existían y que estaban impactando al índice de desarrollo humano. Las regiones más desiguales del mundo se encuentran en: América Latina, Asia Meridio­nal, África Subsahariana y algu­nos países del este de Europa, expresó.

El Dr. en Psicología Social en­fatizó que la desigualdad es un obstáculo para el desarrollo y pronosticó que los países con alta polarización en los ingre­sos y desigualdad presentan más conflictos sociales, pero son menos competitivos y pre­sentan políticas fiscales inefi­cientes.

Reducción de la Pobreza

También, sustentó que, de los 15 países más desiguales del mundo, 10 están en América Latina. Según el coeficiente del Gini no ha habido un avan­ce significativo para mejorar la desigualdad de nuestras nacio­nes. Sin embargo, ha habido re­ducción de la pobreza y amplia­ción de la cobertura educativa, pero sin calidad y este índice de progreso puede enmascarar y disfrazar la realidad porque la desigualdad puede llevar a la pobreza, que tiene cara de mu­jer y rostro de niño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *