Promoviendo vocaciones y cuidados a la población
noviembre 8, 2018
Seminario Taller: ¿Está tu mente tan fuerte cómo tu cuerpo?
noviembre 13, 2018

Reflexión: Por una Universidad de Panamá Amigable con el Medio Ambiente

Reflexión: Por una Universidad de Panamá Amigable con el Medio Ambiente

«Las segregadas e insignificantes acciones construyen las condiciones de los espacios colectivos que nos rodean»
E. Sánchez-Galán

En nuestra Universidad de Panamá, en el primer recinto del conocimiento a nivel superior, se forjan las conciencias de jóvenes y adultos. Aquí se esculpen los cerebros del presente y del futuro, fundamentado en la universalidad del pensamiento crítico y en el digno choque de ideas. Pero, ¿quiénes defienden la utópica pretensión de una Universidad de Panamá “verde”?, un movimiento a defender por todos, para aplicarlo en cada metro cuadrado de tierra y de cemento de nuestra casa de estudios.

Nuestros espacios están repletos del aliento de los universitarios, por la búsqueda del conocimiento, por las luchas del ayer y las batallas del presente. Son también, el producto de nuestras acciones individuales que convergen en la condición tangible del predio universitario. Sin embargo, aquellos sitios dominados por el plástico en desuso, el metal maleado por un zapato o el papel que lustra el piso, son las heridas causadas por algunos individuos distraídos. Son señales de la conducta no deseada que crea un efecto externo negativo para toda la comunidad universitaria.

Transformemos nuestras mentes con el martillo de la disciplina y sepultemos las malas conductas con la llana de la responsabilidad inherente de ser humano; porque nosotros, como individuos, somos responsables de la imagen que se proyecta en cada rincón de la institución y en donde nos desempeñemos. La herramienta de cambio la llevamos por dentro y por defecto, es la simple autocrítica de una buena o mala acción ejecutada. Es producto del cuestionamiento constante sobre nuestra conducta, tamizada a través del filtro de la conciencia.

Comencemos hoy la tarea del ayer, porque nunca es tarde para crear una universidad sostenible en la que se respire conciencia ambiental. Para que las relaciones humanas se construyan en entornos ambientalmente amigables y agradables.

Culmino este breve escrito, incitando a los universitarios (estudiantes, docentes y administrativos) a concebir una revolución del pensamiento ambiental y de acción responsable. Una revolución que emane de las mentes más nobles de nuestra universidad y que se esparza como un virus por cada cerebro, para que nazca, de una vez por todas, la Universidad de Panamá Sostenible.

 

Autor:

Enrique A. Sánchez-Galán
MSc. En Economía Ambiental y Desarrollo Agrícola Sostenible
Profesor Asistente – Programa de Relevo Generacional
Facultad de Ciencias Agropecuarias

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *