Universidad de Panamá realiza lanzamiento oficial del Observatorio de los ODS
septiembre 19, 2018
Desarrollo Humano Sostenible y Cambio Climático
septiembre 27, 2018

Panamá encamina sus pasos hacia la resiliencia

La estrategia de resiliencia que deberán seguir los distritos de Panamá y San Miguelito para enfrentar las amenazas territoriales, sociales, ambientales y económicas que tienen ambas zonas está lista.

Es una herramienta que se elaboró como parte de la red de 100 ciudades resilientes del mundo, de la Fundación Rockefeller.

En la elaboración del documento, que comenzó la Alcaldía de Panamá en 2016, sumaron a líderes comunitarios, funcionarios de entidades del gobierno central, académicos y organizaciones no gubernamentales e internacionales, con la finalidad de establecer prioridades y acciones para lograr el cambio que requiere la ciudad.

Hallazgos

Durante la elaboración del informe llamado “Panamá Resiliente” se identificaron una serie de hechos que han impactado a la ciudad y otros que han generado tensión en la población.

Entre esos hechos de impacto están las lluvias de gran magnitud que generan inundaciones.

El documento detalla que la anegación de mayor impacto ocurrió en septiembre de 2004 en el corregimiento de Juan Díaz, la cual dejó a su paso 13 muertes y 12 mil 986 personas y 2 mil 770 viviendas afectadas.

Otro aspecto que quedó en evidencia en la evaluación fue el nivel de pobreza general, que incide de manera directa en el 13% (149 mil 519 personas) de la población total del distrito de Panamá y en el 12.7% (44 mil 135) de los residentes del distrito de San Miguelito. De acuerdo con el informe, esta población está concentrada en las zonas norte y este de ambas ciudades, que son áreas eminentemente rurales.

Otros temas que según el reporte generan mucha tensión en la sociedad son la “inmigración poco controlada”, a la que atribuyen que entre 2010 y 2016 las autoridades hayan otorgado, al menos, 137 mil 798 permisos de residencia; así como los hechos de corrupción, que impulsaron que entre 2013 y 2015 se iniciaran 236 investigaciones relacionadas con delitos de drogas, peculado, corrupción de funcionarios y enriquecimiento ilícito, entre otros, en estos dos distritos.

La lista de aspectos que limitan el desarrollo pleno de las ciudades también incluye la incidencia de homicidios, la vivienda informal, los bajos niveles de escolarización, la discriminación racial, social y hacia las minorías sexuales, la violencia de género, la expansión de la huella urbana y el deterioro de los humedales.

Las propuestas

El documento presentado está basado en cinco pilares: acceso a oportunidades, infraestructura de barrios, redescubrir la ciudad de humedales, la gestión integral de riesgo y la corresponsabilidad al hacer ciudad (ver tabla).

De los elementos anteriores se generan 11 metas y 45 proyectos concretos para desarrollar en los próximos 10 años.

Arturo Dominici, director de Resiliencia del distrito de Panamá, explicó que  en las iniciativas  a desarrollar se incluyen   temas como seguridad, transporte, cohesión social, cambio climático, vulnerabilidad física de la ciudad capital, gobernanza y administración municipal.

De hecho, varios de los proyectos ya están en ejecución, como el programa que propone a Panamá como un destino de turismo sostenible, a través de la capacitación de operadores comunitarios cercanos a áreas naturales y la promoción de elementos culturales pocos conocidos.

Así también está el proyecto de accesibilidad en barrios con la construcción de veredas y aceras, la implementación del Plan de Movilidad Urbana Integral en el centro histórico (Casco Antiguo), el Plan de Ordenamiento Territorial y el plan municipal de gestión de residuos “Basura Cero”.

Sin embargo, hay otros temas que aún están en planeación. Entre los más significativos está el proyecto “Cuenca urbana resiliente de Juan Díaz”, cuyo objetivo es reducir los riesgos de inundaciones en esa región de la provincia.

Para la obra se gestionan fondos estimados en 80 millones de dólares ante el Banco Interamericano de Desarrollo a propósito de empezar su ejecución a partir de 2019.

Sobre este tema, el arquitecto urbanista Álvaro Uribe dijo que es una “obligación” cumplir la hoja de ruta establecida, para tener una ciudad ordenada.

“Es que la planificación es importante para empezar a tomar decisiones que puedan orientar el desarrollo y no dejarlo a los impulsos del mercado inmobiliario, porque al final trae severos problemas”, comentó.

Calculó que “para enderezar el caos” en el que ha crecido la ciudad desde la década de 1970, se necesitarán al menos 20 años de trabajo intenso en colectividad, y aunque reconoció que Panamá ya ha dado los primeros pasos con la construcción de las líneas del Metro, se hace necesario ejecutar otros esfuerzos como los que se realizan desde el Municipio de Panamá con la recuperación y creación de espacios públicos.

María Chávez, presidenta de la Red Urbana Ciudadana, manifestó que la estrategia de resiliencia desarrollada es una herramienta que requiere la ciudad capital ante cualquier evento que resulte amenazante para las comunidades y sus habitantes.

A través de la propuesta, añadió, se plantean las debilidades y fortalezas de Panamá y San Miguelito y ese es un elemento fundamental para enfocar las estrategias que se requieren para su desarrollo integral.

Chávez reiteró su posición de que una propuesta como esta no será viable “si no se cumple con las normas de urbanismo y medidas de seguridad” desde las entidades encargadas de la toma de decisiones.

También apuntó que la continuidad e implementación de esta estrategia solo será posible en la medida en que los diferentes actores de la sociedad no solo conozcan las propuestas, sino también que exijan su desarrollo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *