Tala ilegal se toma área protegida en Darién

Ley Ambiental de Panamá
septiembre 3, 2018
Crecimiento, infraestructura e innovación
septiembre 4, 2018

Tala ilegal se toma área protegida en Darién

Tala se toma área protegida en Darién

Más de 142 mil hectáreas—o el equivalente al 60% de la superficie total de la provincia de Herrera—están bajo “aprovechamiento sostenible”, es decir explotadas con permisos de tala comunitaria entre Panamá Este y Darién, proyectos que son cuestionados por las comunidades indígenas por los daños ecológicos que causan.   De esas 142 mil hectáreas, en más de 60 mil se talan arboles ubicados en el Bosque Protector Alto Darién, que se traslapa con la comarca Emberá Wounaan, e incluso, están en la zona de amortiguamiento del Parque Nacional Darién.  (La Prensa)

Legislación permite aprovechamiento selectivo del bosque

Según el Ministerio de Ambiente, ente que autorizó el “aprovechamiento maderero comunitario y de subsistencia”, la legislación que protege el citado bosque permite su aprovechamiento porque la tala es selectiva. Lo anterior quiere decir que se dejan los arboles de protección y semilleros, desarrollo que fue promovido en Darién por la ONG internacional Fondo Mundial para la Naturaleza.  La Prensa supo de múltiples irregularidades en estos proyectos comunitarios que concentran el 80% del volumen avalado.

Irregularidades en las autorizaciones de aprovechamiento maderero comunitario

Una de las primeras irregularidades es que quienes explotan este “aprovechamiento maderero comunitario” no son los indígenas y en muchas ocasiones talan arboles ilegalmente (es decir, talan especies que no se deben talar). Pero a pesar de lo anterior, a estas personas les han renovado los permisos de tala, muchos de ellos basados en documentos que reflejan una realidad ecológica de hace más de una década.  Las comunidades afectadas denuncian que no existe sustantividad alguna y alertan de los riesgos ambientales.

Irregularidad sobre irregularidad en explotación maderera

La Prensa comprobó que el Ministerio de Ambiente autorizó talas en comunidades en donde se incumplieron normativas ambientales.   Como ejemplo, la empresa Bajo Chiquito, que en 2015 y 2016 infringió el plan de manejo y todavía no ha pagado la multa de $56 mil dólares que le fue impuesta, obtuvo permiso para talar en 2017.   “Fue la empresa la que cometió el delito, pero no le cerraron el permiso y de acuerdo con la ley, le tenían que cerrar hasta por 20 años”,  indicó el presidente del Congreso General Emberá Wounaan, Edilberto Dorigama. (La  Prensa)

Las consecuencias de la deforestación

El Bosque Protector Alto Darién fue creado legalmente para proteger la región montañosa de Alto Darién y las cuencas de los grandes ríos. Cualquier deforestación traerá una escorrentía violenta.    Según los moradores, MiAmbiente nunca va por el lugar.  El ex asesor legal de la entonces Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM), Harley Mitchell,  dijo que MiAmbiente se ha convertido en una fábrica de expedir permisos. Según Dorigama, cada permiso genera 100 mil dólares, de los cuales el 40% se le paga a MiAmbiente y en promedio la comunidad recibe 25 mil al año.   La Prensapublica hoy un extenso reportaje sobre el tema. (La Prensa)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *